martes, 14 de julio de 2015

BIENAVENTURADOS Y SANTOS



LA BIBLIA, NUEVO TESTAMENTO, SAN MATEO Capítulo 5

El Sermón del Monte

 
Cuando vio la multitud, subió al monte; y sentándose, se le acercaron sus discípulos. 
 
Y abriendo su boca les enseñaba, diciendo: 
 
Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. 
 
Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados. 
 
Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad. 
 
Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados. 
 
Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. 
 
Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios. 
 
Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios. 
 
Bienaventurados los que son perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. 
 
Bienaventurados son cuando por mi causa les insulten y persigan, y digan toda clase de mal contra ustedes, mintiendo. 
 
Gócense y alégrense, porque la recompensa es grande en los cielos; pues así persiguieron a los profetas que fueron antes de ustedes. 

SI QUEREMOS VER A DIOS NECESITAMOS UN LIMPIO CORAZON.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.

.

Déjanos un mensaje de lo que Dios te habló, o de lo que más te llamó la atención, o te gustó.

.

.

.

** INGRESA CON TU FAMILIA AL REINO DE LOS CIELOS A TRAVES DE ESTA ORACION: **

Haz esta oración y sé salvo y sano espiritualmente:

Repite con nosotros:

Padre y Dios mío, vengo a ti, no puedo más, estoy tan cansado/a, me siento mal, tengo mil problemas, te necesito, ayúdame por favor, creo en tí, aunque no te vea o no te sienta, perdóname por mis pecados, me arrepiento por estar lejos de ti, te pido que me perdones, a través de tu Hijo Jesucristo, lo recibo a él en mi corazón, entra Jesús en mi, tu eres mi salvador, hazme una nueva persona, lléname de tu Espíritu Santo, de tu Palabra, de tu bendición, cámbiame, mejora mi vida, mi familia, mi economía, por favor te lo pido, ten piedad de mi oh Dios, yo te doy gracias, te alabo y te bendigo, y te daré toda la gloria, la honra y la alabanza. Amén.